viernes, 4 de octubre de 2013

Corto

Bueno chicos, he vuelto a unirme al grupo de Bloggeros Escritores. Hace mucho que me gusta crear historias en las que mueran todos, o en plan historia de amor pastoso. Para este corto, del que solo voy a poner la mitad de las cuatro páginas que llevo, he elegido la segunda opción, aunque quizás me decanto por un mixto. No sé. Bueno, espero que os guste y, por favor, comentar y así veré si seguir subiendo el resto del corto o no. Gracias y... ¡Que os guste! (:

"Esta es la historia de cómo demonios me enamoré de le persona menos adecuada, que menos habría querido y que más había odiado en su época, pero que a la vez era la única que conseguía sacarme una sonrisa con cualquier cosa, y digo cualquier cosa.
Era viernes, ahora que lo pienso el mejor viernes de la historia. Estábamos a cuarta hora, después del recreo y tocaba matemáticas con Doña Retrasada. Me habría gustado antes de que todo esto pasara haberla pegado un tiro en esa cabeza suya. Esa profesora me caía francamente mal pero las cosas llegaron a un punto crítico ese día. Estaba hablando con un amigo mío justo sobre ese tema, que la profesora nos caía mal cuando nos pilló y se puso a echarnos la bronca.
-Es que si no dejáis de hablar no aprenderéis y no llegaréis a nada en vuestra vida y tendréis que ir mendigando y pidiendo a vuestros padres y a vuestros amigos, que tendrán unas carreras con las que llegarán a lo más alto cada uno en su campo… -Decía-.
-Pero es que no tiene por qué pasar así.-La interrumpí yo-.
-¿Disculpa?
-Pues eso, que no tiene por qué pasar así. A lo mejor lo que pasa es que no soportas que dejes de ser el centro de atención de la clase porque unos alumnos tuyos han hablado durante, oh no, el fin del mundo, ¡un mísero minuto! Yo creo que deberías irte a algún psicólogo cercano, haber si te curan ese retraso mental tuyo.
-¿Cómo te atreves?
-Pues tan sencillo como atreviéndome. Ya estoy harta de tanto “Deja de hablar y atiende”. ¿Nunca has pensado que las cosas se pueden buscar en internet? Además, todos sabemos que me tienes manía y que cualquier cosa que haga será tu oportunidad perfecta para darme un sermón.
-¡Esto se acaba aquí hoy! Vas a bajar ahora mismo a la entrada del instituto y vas a esperar a que termine la clase sentada y reflexionando sobre el error que acabas de cometer, esperando a que yo baje y llame a tus padres para que sepan como me has faltado el respeto, para que tomen, a parte de medidas aquí, medidas en tu casa.
-Vale, vale. Ya bajo. Pero que conste que, a, me tienes que dar la autorización para salir de este muermo de clase, oh, gracias -­­dije mientras me tendía el respectivo papel- y b, no te puedo faltar al respeto si no te tengo dicho respeto.
-¡Qué te largues! –Exclamó ella-.

Mi amigo no había hablado durante todo el rato porque, al igual de las demás personas de la clase, se había quedado boquiabierto al descubrir que tenía agallas para plantarle cara al demonio que teníamos por profesor. Salí de la clase dando un portazo y bajé las escaleras que llevaban a la entrada del edificio. Como no, la puerta estaba cerrada y sólo se podría abrir con el botón que había en conserjería. Mi única vía de escape estaba fuera de mi alcance. O quizá no… Entré en el vestíbulo y la conserje me miró con cara de incredulidad, como no. Normalmente la gente no se creía de hasta donde era capaz de llegar esta mujerzuela que la pasó de largo. Fui directa a los bancos que estaban ahí al lado. Me senté y me puse a pensar. ¿Qué demonios iban a hacer mis padres conmigo? Ya había tenido rabietas con esta profesora, pero esta vez había sido diferente. Si es que para una vez que me atrevo a contestar y va y me echan de clase. Me tendría que haber mordido la lengua, no se puede estar siempre intentando contestar a todo el mund…
-¿Grace? –Dijo de pronto una voz-.
            Por supuesto que sí, justo él. Él, que hacía que me flaquearan las piernas por mucho que me intentara en negar que me seguía gustando.
            -¿Jack? –Dije- ¿Qué demonios haces aquí? Supuestamente no te llaman nunca la atención.
            -¿Yo? Mira quién fue a hablar, la niñita buena que nunca llega al punto de tener que morderse la lengua –Contestó él-.
            -Si me la hubiera mordido, no estaría aquí ahora mismo –mascullé yo-. Y bueno, ¿qué se supone que has hecho para que te traigan aquí?
            -No hacer los deberes durante tres días seguidos, luego llamarán a mis padres. Pero bueno, esto me pasa por no tenerte en clase.
            -Aunque estuviera en tu clase de mates, no te lo habría dicho.
            -El año pasado lo hacías.
            -El año pasado era el año pasado.      
            -Bueno, aún así me habría gustado que estuvieras en todas mis clases, y que en el único desdoble vayan y me pongan en otra clase.
            -Lo que tú digas…
            -Y bueno, ¿tú qué has hecho?
            -Ya sabes que a todos nos cae mal mister Hades, pero bueno. Hoy no la he soportado y le he soltado alguna grosería. Qué más da. Tenía pensado escaparme de casa.
            -¿De verdad?
            -Mi madre ahora es más subnormal que yo qué sé y su novio hace que me quiera ahogar en la bañera.
            -Cierto, siento que se separaran tus padres.
            -Mi madre le ponía los cuernos a él, me da un poco igual lo que quiera que hagan con su vida que no tenga que ver conmigo.
            -Bueno, yo también me quería escapar de mi casa –Le miré sorprendida-. Desde que mi abuela murió el otro día están todos insufribles. Preferiría vivir en el campo, en plan hormiguita con un buen tazón de “Relaxing Cup”.-Dijo soltando una risotada-.
            -Pues nos podríamos escapar ahora.
            -¿Qué dices? No se puede abrir la puerta.
            -Yo me puedo acercar a conserjería a darle al botón mientras tú te pones al lado de la puerta para abrirla en cuanto se pueda y salir corriendo cuando me reúna contigo.
            -Pues no es mala idea. Vale, hagámoslo. Tengo aquí mi mochila, me hicieron bajarla para hacer algo mientras tanto, ya sabes. Puedo vaciarla de libros, comprar algunas cosas en la cafetería y así en nuestra huída tendremos provisiones.
            -Vale, pero date prisa. Seguro que el timbre va a sonar en nada."

Comentar y veremos si... CONTINUARÁ.


3 comentarios:

  1. Llamadme loco pero quiero saber como sigue

    ResponderEliminar
  2. Llamadme loco pero quiero saber como sigue

    ResponderEliminar
  3. ¿En serio? Vaya, ¡muchas gracias! El blog lo tengo abandonado desde hace demasiado, igual lo retomo! Y si es así, también retomaré la historia^^

    ResponderEliminar